Villacarriedo se viste de festival

1 de Julio 2016. Cantabria. Valle pasiego. Cada año se organiza un atractivo festival,solidario antifracking ,que se celebra en las inmediaciones del parque de Las Piscinas de Villacarriedo y en el que este año actúan Des.Equilibrio, Ángel Stanich, La Fuga, y Costas.  A continuación os contamos nuestra experiencia.

Texto y sentimientos de @mfcantero y @trequattordici

El camino hacía el festival. Salir del trabajo, quitándonos el mono y vistiéndonos de adrenalina: es viernes y nos vamos hacia los valles pasiegos. En Madrid hace calor, pero en Cantabria nos espera un frescor silvestre. Destino,   Villacarriedo con las maletas medio vacías listas para llenarlas de música, sorpresas y buena gente. “Aquello es muy chico” nos repiten una y otra vez,  pero la fantasía corre más que un coche de gran cilindrada y tenemos ganas del festival anti fracking. A medida que nos acercamos a la meta, el sol veraniego deja paso a  unas nubes grises y a una densa y blanca niebla. El reflejo de nuestras sonrisas, se apaga contra el parabrisas donde las gotas de lluvia se terminan estampando contra él. Nos preguntamos “¿Habrá concierto?” y pronto recibimos  un firme y sosegado “aquí si llueve no se cancela nada”.  Sonreímos, y así seguimos comiéndonos kilómetros de carretera,  lloviendo una  alegría ensombrecida por un dulce y triste chirimiri . La luz del día se va despidiendo y finalmente llegamos al pueblo. Aparcar el coche a escasos metros de las piscinas, lugar del evento, y encontrarse con caras conocidas y con otras por conocer, y a lo lejos oír a la Ángel Stanich @band haciendo las pruebas de sonido…

Villacarriedo es muy pequeño, pero hoy se ha vestido de grande. “Son las fiestas del pueblo” nos dicen los lugareños, mientras a nuestro alrededor divisamos las atracciones de feria y sentimos el olor a perrito caliente. Esto no es Nueva York, ni el MadCool, no hay pulseras, ni grandes nombres de cartel pero este sitio tiene magia…

Ahora no hay lluvia, ni chirimiri, ni niebla, pero si mucha humedad y el cielo amenaza con regalarnos  cualquier cosa de repente. De camino hacía el escenario, nos encontramos con la Ángel Stanich band al completo. Les conocemos, nos (re)conocen. Nos tiramos saluditos, ellos con cara de “¿Habéis venido también aquí ?”  y  nosotros que “no sé qué hora es… ¿Dónde estamos?, ¿Villacarriedo?”. Aquí  las naves no abducen, no te preocupes, todo está bien… hoy no va a llover. Palabra de un lugareño que se conoce al dedillo el parte meteorológico de Cantabría entera. Si lo dice él..

Los músicos se despiden, pero las sorpresas no terminan. Llevamos más de media hora y no somos capaces de avanzar. Más outsider, más amigos, algunos conocidos y otros… Llegamos a la barra, un camión de felicidad, pedimos unos botellines, y seguimos charlando. Aquí no hay mucha gente todavía, pero dentro de poco estará a rebosar, con o sin lluvia. Nos tomamos otra.. y otra, mientras de fondo suena música de Led Zeppelin, Clapton, AC/DC…

Empieza el festival. Llega el momento de la música en directo. El grupo local DES.EQUILIBRIO se encarga de romper el hielo y animar a la gente. Hacen un rock estándar y fiel a la marca española, con mucho carácter y energía. Cantan “…litros de cervezas y una noche dando vueltas…” y yo con mi tanque de birra y sin comer… Tranquilos, aquí me quedo, dando vueltas, y escuchando esta banda dándolo todo porque el público “pide más, quiere más…”.  Una hora de buena música, incluyendo canciones propias y cover de rock español muy bien ejecutadas. Así, si.

IMG_7876El cielo aguanta. Aún no rompe a llover. Es la hora del concierto de Ángel Stanich y de su banda. El tiempo para pedir otra cerveza y nos vamos directos a la primera fila. En el escenario está Jave de Idealipstick, el hombre blanco que quiere ser negro y que lo hace (casi) todo, comprobando que todo esté bien. Prueba micrófonos, un cable por aquí y otro para allá, un guiño al publico, y un último chequeo a la guitarra acústica de Ángel.  Se va Jave, y entra Ángel. Al cantautor, la humedad le encrespa el pelo tanto como para no verle la cara. Su silueta es de película, con su guitarra al hombro, y una sonrisa que esboza mientras hunde su mano en la melena. Los que somos seguidores de Ángel esta noche esperamos un buen puñado de canciones, e incluso alguna sorpresa…no queremos una cosa rápida.

Veo lucecicas, se encienden y apagan sobre el escenario. El ritual del Amanecer Canibal da comienzo a la criba. Se oye un grito de “guapoooo” y yo, que con tanta cerveza estoy tan a gustito, grito lo mismo…

Captura de pantalla 2016-07-07 a las 23.34.26Es una gran fiesta, pero hay que dar espacio al no a la fractura hidráulica, como explica Ángel en los primeros compases del concierto. Empieza a chispear, pero el público aguanta y baila trepidante al ritmo de la música. Esta noche Stanich está algo más hablador, y nos explica que la banda se siente de vacaciones, a la par que nosotros estamos de concierto y turismo. De vez en cuando hay que darse un gustazo, como es el caso,aquí,  en donde, lejos de escenarios enormes con gran renombre, los músicos se sienten  libres y acaban sacando su mejor brillo. Gracias por hacer posible este pequeño milagro: esto es música entre amigos; da igual quien esté en el escenario, el éxito es de todos. Lo cuento porque lo vivo.

Hoy el camino musical va a tener muchas curvas, aceleraciones y frenazos emocionales. Ahora es el turno de Mojo , con mucho magnetismo de propina. La banda nos saca literalmente de paseo, trasladándonos desde el valle pasiego a algún lugar del Misisipí. La magia de los riff blues que nos entra por las venas es desbordante. Estos chicos siempre  cumplen con nuestras expectativas, pero hoy están siendo apoteósicos. Han metido una marcha más. Tendríais que venir a  verlo para descubrirlo.  Abrid vuestro corazón musical porque ahora nos dejan muñeco con las baladas Miss Trueno 89 y El Outsider.

Las notas de la armónica nos introducen en un blues en el que el coyote intenta pillar al correcaminos. La música nos traslada a otros lugares. Es un vuelo raso entre altibajos de emociones que aterrizan en un mar de aplausos. Que el tiempo no se pare. Que esto dure eternamente. Por Dios, ¡que bien sienta todo esto!

Es nuestra noche y van cayendo canciones que, de ser otro festival,  no tendrían espacio por falta de tiempo (y exceso de formato). Se cuelan gemas como el cruce, la noche del coyote, y  Jesús levitante en donde  destaca más que nunca, tanto  la técnica de composición musical como literaria. Se puede hablar de amor u odio, pero si notas que algo te ha llegado tan dentro ,entonces ,es porque te gusta. Esta noche algunos se sumergirán en el hechizo ácido y…. muy pronto repetirán la experiencia.

Captura de pantalla 2016-07-07 a las 23.21.16Llueve más fuerte, pero aquí nos quedamos, más juntitos que antes, entre el público fiel y los que quedaron atrapados por el genio y la creatividad de la Stanich band. Suena de vicio el Hey Hey My My de Neil Young adaptado al castellano donde el Rock’n’roll nunca morirá, y  nos encanta la versión del Hurdy Gurdy Man de Donovan. No todos se la saben, pero nosotros si, y la sensación de poder cantar a coro improvisando danzas tribales fundiéndonos entre abrazos y cruces de manos es impagable…

La Ángel Stanich band está impresionante. Esto es un golpe perfecto, diría yo… El público se exalta en su estado divino, sinónimo de que suda mucho su corazón. Nos lo estamos pasando bien y aquí seguimos cantando y dándole a la cadera, al ritmo de Carbura. ¡Ojalá existiera un ministerio del tiempo y pudiéramos saber cuál es la puerta que nos lleva a cada uno de los directos de estos monstruos!

IMG_7903A mi alrededor unas chicas nos preguntan si van a tocar el Metralleta Joe…  y le contestamos que ya falta poco… que estamos llegando a las ultimas curvas del camino y que hay que agarrarse fuerte! Ahora es el momento de desbocar como caballos locos sobre las notas de Mezcalito y que Dios nos pille confesados. Las emociones no terminan, y nosotros, público fiel, empapados de lluvia y camino ácido, cantamos a grito el “yo soy un profesional”

Más de una docena de truenos cayeron. Ya es tiempo de reponer fuerzas y descansar un rato. El concierto de La Fuga lo vivimos sentados y lejos del escenario. Lo sentimos por el grupo cantabro, pero somos humanos y necesitamos reposar cual tequila en la piel o en botella de José  Cuervo. Desde la mesa del restaurante se ve el escenario y se oye bien, pero los ojos se van para los platos de tomate, jamón ibérico, y croquetas caseras. Las jarras de cervezas corren por las mesas y a lo lejos el sonido rock hace saltar al público. Pero esto también forma parte de la vivencia de un festival. Todo vale, también ,cuando el rock se da a la fuga y entona el panfleto antiheroína de Los Calis que nos deja boquiabiertos y nos invita a cantar  el “…Más chutes no, ni cucharas impregnadas de heroína, ni mas jóvenes llorando noche y día, solamente oír tu nombre causa ruina…”.

A pesar de la barriga llena, el cansancio se apodera de nosotros. Está lloviendo más de lo que se esperaba y el encargado de cerrar el festival es Miguel Costas (ex Siniestro Total) apoyado por su banda arrolladora. Decidimos tomarnos un gin tónic para animarnos un poco y escuchar unas cuantas canciones de su ultimo trabajo “No me cuentes tu vida”. La sensación es de que suena bastante a Siniestro Total siguiendo las lineas del punk-rock español demostrando vitalidad y desparpajo. Entonces, el público se dividió , entre los que aguantaban  heroícamente bajo la lluvia del escenario y los que buscaban amparo cerca de la barra del bar y usaban los árboles como paraguas. Sin duda, estábamos  delante de un cachito de historia de la música española y era una pena tener que abandonar el cuartel… pero ni el sonido de los riff de guitarras crudas en primer plano, ni las rimas o estribillos ingeniosos y burlescos difuminándose en el ambiente, podrían habernos hecho despertar. Estábamos  felices, pero cansados y mañana (hoy) había que disfrutar de Cantabria, de los valles pasiegos… del mar y de la gastronomía local.

Muchas Gracias Villacarriedo, muchas gracias a todos.

 

La Ángel Stanich band enciende la tarde del Sonorama 2015

Dicen que lo que pasa en el Sonorama Ribera se queda en el Sonorama. Quizás porque quien se anima a contarlo puede acabar fracasando. En un día intenso de musica es fácil quedarse atrapado en miles de anécdotas. Al final lo mejor es quedarse con el vivo recuerdo de un día extraordinario. Nada más que eso.

No hacía falta, pero por si hubiera alguna duda… La Ángel Stanich band encendió la tarde del Sonorama 2015 disparando sus balas cono mejor saben. A las 19 horas, bajo el sol de Agosto, un publico normal no carbura… pero el publico de Ángel Stanich si. Nosotros somos un público “muy profesional” y lo disfrutamos a tope. Ha sido una tarde magnifica. Inigualable.

Camino Ácido

Carbura

Metralleta Joe