Cuatro riffs con sentimientos… stravagant3s

Noche de versiones con FOUR RIFFS en café VOGG. 8 abril 2018

Los músicos tienen el alma inquieta. Prueba de ello son los distintos proyectos paralelos que desarrollan para explorar nuevos horizontes y compartir experiencias. Es el caso de FOUR RIFFS, una banda compuesta por músicos curtidos en diferentes grupos de El Campo de Gibraltar. El resultado es un «combo» muy interesante donde las distintas esencias musicales se fusionan perfectamente.

Anoche tuvimos el honor de disfrutar de su directo en el bonito espacio del café  «VOGG» en La Línea de la Concepción. Desde los primeros compases la banda nos cautivó con las mejores canciones del rock y del blues internacional. El público no tardó en animarse gracias también a los fraseos de guitarra de la mítica «Janes’s Last Dance» de Tom Patty and the Heartbreakers. Disfrutamos de lo lindo hasta cruzar el charco con la banda sonora de toda la vida que iba en crescendo.  Surcamos paisajes americanos, nos disfrazamos de rockeros y nos contaminamos con el  mejor funk, besando melodías purpuras del mítico Prince y de otros músicos innovadores del siglo pasado. Todo un acierto.

Entre versiones y versiones, los fantásticos cuatro de FOUR RIFFS huyen bastante de la figura del tributo, e intentan marcar su propio estilo dándole su toque personal a melodías hiper conocidas. Así es, cuando, por ejemplo, se cuelan en las callejuelas del blues afroamericano de Jimi Hendrix, con los embriagantes y mágicos punteos de Chico Andrades en «Purple Haze» y «Red House»….  ¿Estamos en La Línea o en Woodstock? …entre la duda, le pedimos otra copa al barman…

Más de una hora de buena música, donde cada componente de la banda ha tenido su espacio para dar alas a la creatividad y dejar el publico boquiabierto. Imposible no citar el duelo de gigantes de las seis cuerdas entre Alberto Velasco (voz y guitarra) y Chico Andrades (guitarra) sobre las notas de una espectacular versión de «Cocaine» que nos hizo vibrar y soñar. Sin duda uno de los momentos más intensos de la noche.

Sensacionales jam session donde el compás de Pedro Gonzalez (batería) se sumergió en atmósferas funk rock cargando la noche de un groove al cual fue difícil resistirse. Con el publico bailando la fiesta tuvo muchísimos momentazos, como la elegante versión del «Superstition» de Stevie Wonder con influencias del rock más propio de Los Stravagant3s y el increíble solo de bajo de Luis Lirio a base de toneladas de técnica y una sensibilidad artísticas sin limites.

Una noche de grandes recuerdos con la música de toda la vida… tocada con sentimiento, clase y diversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *